17 de Marzo 2003

Enderezando el Día.

        Hoy he intentado enderezar el día a eso de las siete de la tarde y no lo he conseguido. Mi cabecita se había mudado al pequeño adosado en Las Nubes, región de la Parra, República de Babia y sin ella todo se ha complicado enormemente.

        He subido a un autobús sin mirar el número y ni siquiera me he dado cuenta de que no seguía el trayecto habitual. No leía, no buscaba miradas en el reflejo del cristal, no pensaba. Diez minutos después la inercia me ha avisado de que el autobús seguía en marcha cuando ya debería haber llegado al final de línea. He mirado por la ventanilla y no he reconocido el escenario, así que me he bajado (el autobús estaba vacío por entonces) y me he descubierto en el quinto coño.
        Veinte minutos de caminata por el Parque del Oeste completamente a oscuras, vacío, me ha hecho creer que eran las tres de la madrugada y no las nueve de la noche. Eso hace que ahora en mi cuerpo sean las ocho de la mañana, y debería darme una ducha y tomar un café y afrontar otro día posiblemente torcido. Fuera todavía no ha salido el sol, así que empezaré a meter tiros hasta conseguir que amanezca, que no es poco.
        Damas, caballeros, buenos días.

Posted by P. at 17 de Marzo 2003 a las 01:08 AM
Comments

pues si, señor, lamentablemente todos el algun momento de nuestra vida, hacemos honor a aquella lista de correo a la que perteneciamos...

TALue

Posted by: Dario on 18 de Marzo 2003 a las 12:36 PM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.