13 de Diciembre 2010

Venecianas.

Llegaron al mes de que yo me quedase solo en la casa. Era mediodía y hacía calor y comí escuchando las felicitaciones de un grupo de amigas que veían el piso todavía vacío.

Eran menos jóvenes de lo que creí por sus amistades. Él con poco pelo y barba y un IMac enorme en la mesa del salón. Ella con flequillo popero y piernas largas. También debía haber un perro pequeño porque a los pies del sofá había una canasta.

Al contrario que los vecinos anteriores, estos no bajaban nunca las persianas.

Debían viajar bastante, porque a veces sí pasaban días con las contraventanas cerradas. Tenían un farol y un cenicero en el balcón, pero nunca les vi fumar. A él (algún día que me quedé a trabajar en casa le descubrí, como en un reflejo, concentrado ante su ordenador) le imaginé arquitecto o diseñador o guionista. Ella tenía que ser azafata, para estar tan poco en casa y tener las piernas tan largas.

(Déjenme explicarles. La calle es tan estrecha que podría haber extendido un tablón de mi ventana a la suya para pedir que me acercasen unos clavos.)

Una mañana, esperando para cruzar Atocha, una chica se me quedó mirando. Tardé en reconocer el flequillo y las piernas. Pensé: "ha debido verme desnudo mil veces. Bajar en pelotas las escaleras al salón, peludo y adormilado, entonando un Fi fa fo fum". La compadecí.

A veces dormía un tío en su salón. Poco pelo e igual barba, gordo. Creo que solo dejaban a ese amigo quedarse como venganza, obligándome a contemplarlo dormido, sudado y en slips blancos, perniabierto sobre el sofá.

Les recuerdo una noche en el mismo sofá, viendo un película. Ella tumbada con un vestido de verano a rayas que dejaba sus larguísimas piernas al descubierto, la cabeza apoyada sobre la cadera de él. Les envidié tanto que me dolió.

Desde hace un mes las persianas venecianas han estado bajadas. Pensé que era otro viaje fuera de temporada.

Ayer volvían a estar medianamente levantadas, pero los muebles ya no son los mismos. Quién sea mantiene la casa en penumbra, como una cueva, protegido de mi mirada indiscreta. No sé si es él, sin ella. No sé si son otros.

Esta noche he soñado que estaba en la casa. Que allí vivían tres suecos. Que veía mi apartamento desde su ventana. Solo se distinguía el techo de mi salón. La lámpara de la cocina. Las vigas de madera. En el sueño he pensado: "bien, por lo menos nunca me han visto beber café solo, desnudo, un sábado por la mañana".

Todo un consuelo, aunque ahora me siento menos acompañado.

Posted by P. at 13 de Diciembre 2010 a las 10:30 PM
Comments

por mucho que queramos compañía, que la pidamos, seguimos solos. Debe ser que somos muy estúpidos.

Posted by: ... on 15 de Diciembre 2010 a las 01:59 PM

Qué alegría volver a leerte :-). La semana pasada tuve una quedada así muy espontánea (son de las que más me molan porque no tienes que planear nada y tampoco te quedas desilusionada si alguien no va a aparecer) con dos ex compis de la carrera. A la vuelta, me volví en metro con una de ellas que me dijo una cosa bastante curiosa para la edad que tenemos (23): ¿Cuál es la misión de todos nosotros en este mundo? Es enamorarse y encontrar a tu pareja y disfrutar, si no tienes eso y tienes mucha pasta te quedas en la casa amargado y odiando a todo dios.
Bueno, será así, no lo sé pero sí que es cierto que enamorarse y disfrutar es una pasada! Sin planearlo, obviamente :P.

Posted by: Silviaela on 15 de Diciembre 2010 a las 08:16 PM

Si te sientes acompañado por unos vecinos con los que nunca has intercambiado palabra alguna, entonces ¿cómo te sientes cuando realmente te acompañan?

Posted by: Name on 16 de Diciembre 2010 a las 12:17 PM

La ventana que yo tengo enfrente está rota y la casa abandonada.
El viernes pasado mientras comía aparecieron en la ventana rota dos tipos trajeados con una carpeta donde tomaban notas y apuntaban todos los detalles. Di un pequeño respingo, pero enseguida tomé la decisión de no achantarme y defender mi territorio así que les miré fijamente. Estaban a unos seis metros, casi les oía respirar. Uno de ellos bajó la mirada, el otro la aguantó un rato. Luego siguieron anotando. Y yo continué comiendo.
Supongo que dentro de poco tendré vecinos.. ojalá tengan mac, piernas largas, vestidos de verano..

Posted by: elena on 16 de Diciembre 2010 a las 10:01 PM

(Sra Hormiga, casualidades puñeteras:
Esta misma noche he soñado que estábamos viviendo juntos porque teníamos que terminar un trabajo horrible y tú me odiabas por no haber ido a la inauguración en la galería, y era tenso e incómodo.)

Posted by: P. on 17 de Diciembre 2010 a las 11:37 AM

casualidades de la vida, esta semana he estado acostándome tardísimo para terminar un trabajo horrible.. podría haber ayudado usted caballero, de momento tendré que seguir odiándole

Posted by: elena on 17 de Diciembre 2010 a las 12:46 PM

las azafatas de ryanair son bajitas y a veces choni :D

Posted by: marina on 23 de Diciembre 2010 a las 12:40 PM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.