3 de Junio 2003

Otro Consejo.

        Este post va dirigido al cabrón invisible que me pone la zancadilla en las escaleras, me empuja contra la gente cuando camino por la calle, truca mi mechero para que me queme las cejas al encender los cigarros y calienta mi café demasiado para que me abrase la lengua. Sé que eres el mismo que esconde las cosas cuando las necesito, retrasa mi reloj para que pierda el autobús, apaga la caldera cuando me ducho y mete faltas de ortografía en esta página. A veces me descubro moretones, rozaduras y pequeñas heridas y tengo la certeza de que me las has hecho tu cuando no miraba (debo reconocer que lo de mellar la navaja de afeitar el otro día fue una broma cojonuda: todavía me sangra el corte del cuello).
        Estoy recogiendo pruebas que demuestran tu implicación en cada pequeño accidente, cada metedura de pata y cada fracaso existencial en mi biografía. He encontrado tus huellas por toda mi buhardilla y sé que posiblemente también estás detrás del asesinato de Kennedy.
        Los testigos afirman que eres un tipo grande con pendientes, el pelo negro revuelto y una barba rara, que sueles vestir de oscuro y fumas sin parar, así que te tengo fichado. Ya sabes: ándate con ojo. Y no es una amenaza, es sólo un consejo.

Posted by P. at 3 de Junio 2003 a las 01:19 AM
Comments

ese tipo parece más que interesante

Posted by: andrea on 5 de Junio 2003 a las 02:11 AM

Coño, Mr P.

Andaba yo dándole vueltas al asunto de relatar en mi blog algo al estilo "Mi Doppelganger y yo" y va usted y me pisa la idea de la manera más inmisericorde e inconscientemente rastrera.

Le odiaría de no ser porque envidio su manera de hacer y escribir las cosas, y porque sus archivos me amenizan las noches en vela de ocioso trabajo.

Buenas noches.

Posted by: Adrian on 5 de Junio 2003 a las 02:22 AM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.