8 de Noviembre 2003

Consecuencia.

        Parece que la advertencia de ayer sólo consiguió mosquear más a alguna ciega y estulta divinidad que decidió dar otra vuelta de tuerca. Empezó con una pequeña broma: el coche se queda tirado a las diez de la noche en la Nacional VI, y nosotros, inconscientes, reímos y empujamos coche arriba coche abajo y jugamos a los mecánicos y al final lo dejamos allí y nos vamos de copas. Se me acaba el tabaco (segunda señal) y se me tuerce la borrachera.
        Pero el Señor Don Dios de Barba Blanca (por culpar a alguien) guarda lo mejor para hoy. Una llamada me despierta tras cuatro horas de sueño. Yo tengo un dolor sordo detrás de los ojos que no es resaca. La voz al otro lado de la línea y lo que dice me empuja y me descoloca y me convierte en un monstruo vociferante y grotesco, y si ya ayer ante el espejo de los baños del bar no me reconocía, si caminando por la Gran Vía a las siete de la mañana seguía sin saber quien era, esta llamada y lo que desencadena me hace acabar de perder tierra completamente.
        Así que primero ducha y segundo café y tercero Orfidal, cuarto enclaustramiento y quinto buscar el medicated peaceful moment y dejar para mañana lo de partirle al culpable el alma en dos.

Posted by P. at 8 de Noviembre 2003 a las 05:16 PM
Comments

Voy a dejar de leerte,por que me pones el corazon en un puño y en mi estado no me conviene.

Posted by: fatalidad on 10 de Noviembre 2003 a las 01:08 PM

¿quién ganó finalmente?

Posted by: ylek on 11 de Noviembre 2003 a las 12:21 AM

Mama Fatalidad, no seas exagerada y no te preocupes gratuitamente. Es todo teatro y novelización.

Posted by: P. on 11 de Noviembre 2003 a las 05:39 AM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.