27 de Octubre 2003

Torpeza Existencial.

        Me canso de descubrir que por más que envejezco, por más que aparentemente me convierto en un adulto y me sociabilizo correctamente, sigo sintiéndome estigmatizado, distinto, incapaz de llevar una vida normal.
        En días como hoy, el que el reloj esté retrasado o que la caldera no funcione se convierte en tragedia insalvable, y cosas como comprar el pan, saludar al vecino en las escaleras o pedir fuego se vuelven tareas hercúleas (no digo ciclópeas por no ponerme lovecraftiano) para las que uno sabe que no le han preparado. Y me parece que yo o mi cuerpo no hemos sido diseñados para hacer lo que la gente normal hace inconscientemente día a día, sin problema ni fricciones, que me debí saltar la clase en que enseñaban a vivir cotidianamente con soltura.
        Es la sensación de tener siempre las manos demasiado grandes y demasiado torpes para coger las cosas sin que se resbalen o se hagan añicos.
        Uno cree (o le meten en la cabeza) que a la vida se le coge el truco, que un día te levantas y ya no tienes que estar pensando como actuar ante las cosas, como vivir, que pasas el periodo de rodaje y dejas de ser un becario. Empiezo a pensar que ese momento no llega. Y os envidio a todos vosotros, desgraciados hijos de la gran puta, por saber aparentar que eso no os pasa, que os sentís cómodos con eso de tener que existir. Me niego a creer que le habéis pillado el tranquillo a ésto y yo no. Llevamos jugando el mismo tiempo.
        Y después de reconocer y escribir cosas así, juro y juro y juro sin puñado de tierra ni technicolor y prometo firmemente sobre la tumba de quien sea no volver a escribir aquí una mierda pretendidamente intimista como ésta.

Posted by P. at 27 de Octubre 2003 a las 09:00 PM
Comments

¿Saber aparentar? No sabe usted lo que es pretender ser como el resto del mundo...

Va a ser la lluvia, que a algunos siempre nos chafa.

Posted by: Adrián on 27 de Octubre 2003 a las 10:12 PM

Una vez le dije que tenía algunos posts que formaban parte de lo mejor que podía leerse por ZL. Por falta de memoria y cierta torpeza, le puse de ejemplo un post erróneo.
Aquí tiene otro ejemplo. (Por si me fallase de nuevo la memoria).

Posted by: Negro on 28 de Octubre 2003 a las 12:18 AM

A mí nada tienes que envidiarme... Ahora que ya me he adentrado en serio en la treintena como tú no dejas de recordarme, quizás no viva tantos días malos, pero los que me tocan son mucho peores...

Posted by: fatalidad on 28 de Octubre 2003 a las 11:52 AM

No me jodáis!!! si en algún momento crees llevar una vida "normal" como supuestamente el "resto del mundo" a tí te da algo gordo... La vulgaritis no es lo tuyo, (ni lo tuyo Adrián).

Posted by: rita on 28 de Octubre 2003 a las 04:13 PM

Despertad! Los días malos ya se han ido. Todo lo bueno está ahora por venir...
...ya podéis encontrar en vuestra tianda habitual todas las especialidades Ferrero (en verano no se venden para q el calor no estropee su calidad, ya sabéis).
Basta ya de comodidades angustiosas. Si tenéis antojo de algo especial, pedidlo.
Salud!!

Posted by: jebuten plurinam on 28 de Octubre 2003 a las 06:40 PM

Según mi humilde opinión, el arte del disimulo, monsieur, no es más que el savoir faire de la vida. Lo normal es un absurdo, un orden en el caos, ¿se imagina que imperaran las visiones del mundo de todas las personas? Hoy se organiza la ciudad en el vacío, mañana en la fiesta, pasado en la sangre y la destrucción, el viernes próximo todo el mundo en pelotas... La anarquía metafísica sería una opción, quizá la más divertida, pero ya estamos lo suficientemente locos ¿no cree?

No envidie lo desconocido, lo cotidiano es el sol en la alas de Ícaro, el poder contra el querer, lo que somos y lo que nos gustaría ser, puaj!

Posted by: v on 29 de Octubre 2003 a las 02:02 PM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.