10 de Enero 2005

Conspiración.

        Como ya he dicho, ahora trabajo en un estudio de diseño.
        (Lo que no deja de ser curioso, porque no me considero diseñador gráfico. Si alguien me preguntase qué creo ser sólo podría afirmar categoricamente que soy fumador y mala persona.)
        Esto de trabajar supone que cada mañana el metro me escupa a eso de las nueve en Cibeles, orilla izquierda, y yo tenga que llegar a la orilla derecha por un paso subterráneo que cruza la Castellana. Tras dos meses de repetir esa rutina, me he dado cuenta de algo.
        Cada día me cuesta un par de pasos más recorrer ese tunel. Cada día me lleva un par de segundos más y salgo más cansado del otro lado, con menos resuello para encender el primer cigarro de la mañana. Y la conclusión es evidente: el tunel crece, se prolonga.
        Así que imagino a una suerte de obreros conspiradores enanos que cada noche ensanchan la Castellana imperceptiblemente, sólo un par de centimetros, y estiran también el paso subterraneo con un par de baldosines. Con su trabajo constante acabarán dividiendo Madrid en dos mitades, separadas por una insalvable Castellana enorme como un desierto de asfalto, y ya no volveremos a encontrarnos con las caras que queden del otro lado.
        También puede ser sencillamente que cada día me cueste más ir a trabajar y que el tunel sólo se prolongue en mi cabeza. Pero eso, desde luego, no es creible.

Posted by P. at 10 de Enero 2005 a las 01:40 PM
Comments

Esos enanitos constructores, habría que acabar con todos ellos.

Posted by: MiChAeL on 10 de Enero 2005 a las 02:21 PM

ALGO ASÍ ME SUENA QUE PASÓ TAMBIÉN EN BERLÍN... LOS ENANOS ESTÁN POR TODAS PARTES.

Posted by: VENGANDO on 10 de Enero 2005 a las 02:28 PM

no, nada creible, desde luego...habra que investigar lo de los obreros cabrones esos! (por cierto...genial leerte por aqui otra vez ueeeeeeeee!)

Posted by: thais on 10 de Enero 2005 a las 07:47 PM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.