21 de Marzo 2005

Tres Escenas con Mujer en París.

        Uno.
        Parado ante un Modigliani en el Pompidú. A mi lado, una chica (rizos castaños, ojos y gafas azules) frente al mismo cuadro. Miro mi teléfono y ella se gira y me pregunta: "¿Qué hora es?". Sin pensarlo, respondo: "la una y media".
        Nos observamos entrecerrando los ojos y nos reímos a la vez porque nos damos cuenta de que hemos hablado directamente en castellano, sin conocernos. "¿Eres español?". Asiento. Y cuando parece que vamos a empezar una conversación recuerdo que he quedado en la cafetería del museo a la una y media, digo "disfruta de la visita" y salgo corriendo de allí pensando en que tenía una sonrisa preciosa.

        Dos.
        Pont Neuf, anochece. La ciudad parece un parque de atracciones o un colocón de alucinógenos gracias a la iluminación multicolor que le han dado para recibir al Comité Olímpico. Apoyado en la barandilla, miro los bateaux turísticos pasar bajo el puente y recuerdo que ayer le comenté a mi acompañante en este mismo sitio que era una pena estar en París y no estar enamorados de nadie.
        Entonces veo a una chica sentada en el puente, de cara al norte. De perfil es preciosa.
        Pero es todo demasiado tópico, ya saben: chica sola pensativa y con aire melancólico contempla el anochecer desde el Pont Neuf. Y claro, si esto fuera una novela yo me acercaría para decirle "Oiga, señorita, ¿miramos juntos un rato el río y nos enamoramos?” Pero no lo es y yo no me atrevería nunca a hacer algo así.

        Tres.
        Ile St-Louis, Ile de la Cite, rive droite hasta el Louvre y entonces Pont des Arts para cruzar al Musee d’Orsay.
        El museo está cerrado. Hay una fiesta de inauguración de una exposición, todo el mundo muy elegante hablando en corros en la plaza esperando para entrar. Cruzo entre ellos y se me acerca una chica con una interrogación en los ojos. Pregunta algo que no entiendo y niego con la cabeza. Debe estar esperando a alguien a quien no conoce porque después habla con otros tipos solos en la plaza.
        Me quedo fumando y mirándola hasta que por fin un chico rubio y feo le responde afirmativamente. Se saludan, ella le da una invitación y entran juntos en el museo.
        Parecía simpática. Tenía que haber fingido ser la persona a la que buscaba.

Posted by P. at 21 de Marzo 2005 a las 04:08 PM
Comments

Paris es un sitio maravilloso en el que fingir

Posted by: enfant terrible on 21 de Marzo 2005 a las 04:38 PM

Fingir sobre todo siempre se la ha dado tan bien.

Posted by: . on 22 de Marzo 2005 a las 04:31 AM

Arregle eso de la primavera y su pulso será más firme.
Me gusta su Paris a pesar de las pinceladas melancólicas.
¿No hubo café en el D'Orsay?

:)

Un beso.

Posted by: una isla sin vacaciones on 22 de Marzo 2005 a las 09:58 AM

Yo voto por la segunda.

Posted by: the thief on 22 de Marzo 2005 a las 02:00 PM

Demasiadas mujeres para no haber prosperado con ninguna y tratándose de París...

Posted by: La caminante on 24 de Marzo 2005 a las 08:57 PM

¿Exactamente cúantos orgasmos habría en París, en el momento que te sonrió la primera chica?

Posted by: Alta_incidencia on 30 de Marzo 2005 a las 12:56 AM

Seguro que la chica del puente hubiera estado encantada de mirar el río en compañía, la gente que está sola la mayoría de las veces desearía no estarlo.

Posted by: loky on 31 de Marzo 2005 a las 10:20 AM

cuantas veces dejamos escapar los pequeños regalos que la vida nos ofrece por no dar pequeños pasos...

beoss

Posted by: netesfera on 1 de Abril 2005 a las 12:10 PM

Me quedaré por aquí.
Pequeño Spielberg ha olido sangre y cree que hay un buzo herido en el arrecife llamando a su madre.
Pásate por la isla y háblanos de París.

Posted by: Capitán taparrabos on 11 de Abril 2005 a las 12:25 AM

París extraordinario... París donde fingió que se quedaría conmigo, donde fingimos que fingimos queremos.

Posted by: Sandman on 15 de Abril 2005 a las 06:25 PM

París.
Una oportunidad que se abre en cada puente... si sabes cruzarlos.
Dicen, y será una leyenda urbana (ya-ya) que quien cruza sin respirar ese puente no morirá ahogado.

Posted by: Saf on 16 de Abril 2005 a las 05:04 PM

yo era la chica del puente, Oliveira.

Posted by: elsa on 22 de Mayo 2005 a las 03:23 AM
Post a comment
















Atención: Introduce el código de seguridad para poder comentar.